Masajes para tratar las várices

masajes-varices

Uno de los problemas más vistoso, vergonzoso y por supuesto peligroso en la mayoría de mujeres principalmente de edades adultas son las várices. Esta enfermedad se desarrolla por permanecer muchas horas seguidas en posición de sentados o de pie. Más allá de lo estético, este padecimiento produce mucha incomodidad. Y dolor al hacer un movimientos sencillos como agacharse o incluso caminar. Para poder dar unos masajes a estar zonas se debe tener mucho cuidado. Y conocer bien el comportamiento de las varices al ser tratadas con cierta presión o no.

Masajes para las arañitas vasculares

Las conocidas “arañitas vasculares” son una condición que se desarrolla previo a las várices. Y cuando estas aparecen es necesario tratarlas para prevenir que se hagan más grandes. Así evitamos padecer una condición crónica, que sólo es curable con operación.

La manera de aplicar estos masajes es muy sencilla, solo hay que acostarse o sentarse en una cama o sillón. En una posición cómoda y elevando un poco las piernas. Luego es importantísimo que no se haga presión sobre la vena. Sino alrededor de esta, mucho menos si se encuentra inflamada.

Después se comienza a masajear lenta y suavemente comenzando por los tobillos y subiendo por los muslos. Jamás hacerlos de otra manera, solo así se garantiza su efecto en este padecimiento.

Usted puede hacerse estos masajes diariamente 5 minutos en cada una de las piernas. Y así verá un cambio significativo en varias semanas.

Cuándo no hacer masaje

En ciertos casos como en todas las ramas de la medicina, es mejor no suministrar masajes. Ya que estos podrían actuar de manera negativa en el problema que se esté tratando. Y esto aplica para todas las técnicas y enfermedades, no solo para para el problema de varices.

Por ejemplo, si se presenta fiebre no se debe aplicar masaje. Ya que al aumentar la circulación de la sangre afecta al sistema inmunológico. Tampoco cuando hay cuadros de presión alta, si existe inflamación. O heridas, huesos rotos, osteoporosis o problemas de piel.

 

Masajes para venas varicosas

Las venas varicosas se pueden tratar con tipos de masaje como el linfático y el circulatorio, que pueden ser muy útiles para mejorar el flujo sanguíneo. Y además alimentar los tejidos con proteínas.

Al menos en el circulatorio se hacen trazos pequeños para hacer que la sangre se mueva. Luego otros grandes para que incremente la circulación sanguínea en las venas.

En el caso del drenaje linfático se tienen que aplicar masajes muy superficiales. Que van a permitir mover las sustancias para beneficiar la zona afectada.

Ahora bien, en todas las clases de masaje hay que mover la sangre en dirección hacia el corazón, evitando hacerlo hacia lo pies. Primero hay que utilizar una palma de la mano para deslizarla con una ligera presión sobre la várice. Evitando que se haga presión con los dedos, alguna fricción o movimientos bruscos. Una forma de elevar el riego sanguíneo es colocando las piernas a 45 grados o laterales, ayudando aún más con el proceso.

Una de las cuestiones necesarias a tomar en cuenta es que estos movimientos se deben hacer con aceites. O lubricantes para no producir alguna fricción nociva. Se recomienda colocar 50 % de aceite de olvida y 50% de tintura de mirra. Aunque si la enfermedad no está muy avanzada se puede usar aceite de cacahuate.

También es importante saber que se debe evitar el masaje si existe evidencia de piel rota o úlceras. Aunque en esta última nada más habría que impedir esa zona. Este masaje es usado específicamente para mejorar la circulación periférica. Acelerando la cicatrización de heridas y desinflamando las várices.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*