Masoterapia con piedras calientes, la mejor opción para relajarse

masoterapia piedras calientes

La masoterapia aplicada con piedras calientes es una terapia especial. Que trata de colocar piedras hechas de basalto con temperaturas que el paciente tolere en sitios determinados del cuerpo. Lo que a su vez, abre los canales de energía que pasa a través del cuerpo. Esta clase de masaje se inventó en 1993 y fue llamada “Terapia LaStone”. (Fuente: Yoram Yasur)

Hay masajistas que han desarrollado su propia aplicación o versión de esta técnica. Y la llevan a cabo en sus propios consultorios o spas. Las piedras utilizadas en este tratamiento contienen elementos como el hierro. Que mejora la absorción y retención del calor, y además tienen una forma plana, redondeada y lisa.

Adentrémonos un poco más en la aplicación de esta técnica de masaje. Para que usted entienda qué es lo que se hace y cómo se hace. Primero, antes de que el terapeuta comience, le pedirá que se desvista. Ya que es estrictamente necesario hacerlo. Luego, usted se tendrá que recostar boca abajo para aplicarle los respectivos aceites y esencias sobre la piel. Haciendo posible que los movimientos de las piedras sean los correctos. Y permitiendo que esta herramienta le de esa sensación suave que pasará a lo largo de los músculos y tejidos unidos a estos.

Seguidamente el masajista sumergirá las piedras en agua hirviendo o en algún dispositivo de calefacción eléctrica. Hasta que estas lleguen a una temperatura adecuada. Cuando estén listas, él tendrá que asegurarse que usted pueda tolerar la temperatura. Y hará una prueba sobre algún área que no sea sensible. Después con las piedras en mano, empezará a hacer movimientos apacibles en la espalda. Y otras zonas específicas para entrar en contacto con cierta calidez y estado de relajación. Luego cuando las piedras estén frías, se irán remplazando por otras calientes.

Cuando el terapeuta perciba que ya los músculos se relajaron, podrá dejar de hacer los movimiento. Y entonces se dedicará a colocar diferentes rocas caliente en los sitios específicos en la parte posterior, Las dejará reposar un rato hasta que ese calor penetre en lo profundo de la piel.

A continuación le pedirá que se acueste de espalda para colocar piedras pequeñas en el área de los dedos.

En las palmas de las manos. La sesión tiene una duración de entre 60 a 90 minutos.

Propósito y beneficios de esta terapia

Su propósito consiste en relajar la musculatura, calmar los nervios y aumentar la afluencia de sangre hacia el cuerpo.

Además se pretende equilibrar con calor los centros de energía corporal. Que mantiene la mente y cuerpo sanos y libres de enfermedades.

Por otro lado sus beneficios son bastantes. Por ejemplo, crea una sensación de calidez y confort, restaura el equilibrio general del organismo, reduce el estrés, excreta toxinas de la piel, aumenta la circulación sanguínea. Calma el sistema nervioso, alivia el dolor, relaja la musculatura profundamente. Y produce bienestar.

Aparte se puede utilizar como tratamiento complementario en patologías como:

  • artritis
  • insomnio
  • fibromialgia
  • dolores de espalda
  • artrosis
  • depresión
  • ansiedad
  • y dolores musculares.

Recomendaciones y contraindicaciones

Antes de asistir a cualquier spa o centro especializado en masajes, averigüe a fondo quién lo atenderá. Y si esta persona está certificada en su oficio, ya que por existen ciertos lugares que no contratan personal capacitado para este tratamiento. Haciendo que pueda ser perjudicial.

No coma alimentos pesados antes de ingresar a la sala, trata de comer al menos unas 2 horas antes de la sesión.

No olvide charlar con el terapeuta y comentarle sus problemas de salud.

En caso de tenerlos. Informe al masajista si en algún punto de la sesión siente incomodidad y dolor.

Si las piedras no están en la temperatura adecuada. O si está ejerciendo demasiada presión en su piel.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*