Sorprendente cirugía para el cambio de color de ojos

ojos-cirugia-color

El deseo de tener ojos claros no se trata de un anhelo de estos tiempos modernos o un capricho de unos pocos. Los estudiosos señalan que al menos un ochenta por ciento de la población mundial posee tonalidades marrones en su vista. La gran parte de estas personas manifiestan su deseo por tener una mirada clara y penetrante.

Es indiscutible el poder de la visión como medio de comunicación y seducción, capaz de transmitir energía y emociones. Esta cualidad precisamente ha sido una de las razones más importantes. Que llevaron a la ciencia a desarrollar un procedimiento quirúrgico capaz de cambiar el color.

Tras una delicada y polémica cirugía de implante de iris artificial, la persona puede disfrutar de la coloración deseada. Algo que anteriormente solo era posible con el uso de lentillas cosméticas.

 

No obstante, el objetivo original de esta técnica buscaba corregir defectos como:

  • el albinismo ocular
  • o la heterocromía (se refiere a iris de diferentes tonalidades en una misma persona).

La novedad  ahora es que este procedimiento de implante se ha convertido en una cirugía estética. Sí, para complacer a quienes desean transformar su mirada.

¿En qué consiste la cirugía de implante?

Es un procedimiento rápido e indoloro. Consiste en insertar una prótesis artificial elaborada con un silicón utilizado en la fabricación de lentes oftálmicos intraoculares.

A través de una pequeña incisión en la córnea periférica de unos 2.8 milímetros y con la flexibilidad de la prótesis. Esta puede ser doblada y luego desplegarse sobre el iris natural.

Criterios clínicos para su elegibilidad

Los criterios de orden clínico para la admisión de un candidato a realizarse esta cirugía son:

  • Ser mayor de edad.
  • No poseer patologías generales, oculares, ni antecedentes de glaucoma.
  • Preferiblemente debe contar con un grado de pigmentación leve o moderada, es decir, si actualmente el color es muy oscuro no será el mejor candidato elegible para esta práctica.

Cuáles son los riesgos y consideraciones

Esta cirugía es sumamente compleja y delicada, su realización con fines estéticos es considerada como una acción extremadamente riesgosa que podría comprometer una vista completamente sana.

Otros riesgos asociados a la realización de esta intervención resultan ser:

  • Subida inesperada de la presión arterial del ojo.
  • Infecciones graves.
  • Iritis (inflamación del iris).
  • Edema corneal (hinchazón de la córnea).
  • Hifema (sangrado ocular).
  • Descompensación corneal.
  • Pérdida de células endoteliales (cubierta interior de los vasos sanguíneos).
  • Fotofobia (sensibilidad a la luz).

En la actualidad también se ofrecen el cambio de coloración con láser. Pero este método no cuenta aún con la aprobación y certificación de la FDA (Food and Drug Administration o Agencia de Alimentos y Medicamentos). Ni posee ensayos clínicos aprobados.

Por lo que hoy por hoy, no hay certeza que en todos los casos una persona con un implante de iris pueda tener una visión totalmente normal.

Si te has preguntado que el cambio de tono de ojos llegará a ser habitual como otras transformaciones corporales, que la cirugía estética ha permitido. De momento es una riesgosa apuesta con serias implicaciones y posibles consecuencias irreversibles.

Por ahora el método más seguro para un cambio rápido y seguro de tonalidad son los lentes de contacto disponibles en varios colores.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*